Trabajo Original de los Doctores Javier Torassa, Adela Kohan y Rodica Cosen

Introducción

Lo biológico, lo psicológico y lo social, parecen cosas diferentes, pero cada uno de ellos presenta un mismo hilo conductor en lo que hace a la persona.

¿De que sirven la filosofía y el pensamiento en los tiempos de crisis? se pregunta A. Gluksman en su libro “Cinismo y pasión”, consideramos que la utilidad es poca debido al marcado individualismo y a la generalización del concepto de “sálvese quién pueda” cuando se vive en permanente competencia, y sobre exigido por una sociedad en que se privilegia lo estético sobre lo ético, los bienes materiales por sobre los valores intemporales.

Por egoísmo, arribismo sin esfuerzo a lugares de importancia, se corre riesgo de sufrir trastornos de ansiedad severos y trastornos del estado de ánimo; vivimos en tiempos donde “la nada” nos invade, hasta en el lenguaje cuando se dice:”…y bueno, nada…todo esta bien!”

Y los psiquiatras y psicólogos tenemos que tratar y atender a personas desmoronadas, por la búsqueda sin límites de buena fama y poder, cuando ven frustrados estos deseos. En el Talmud dice: “el hombre fuerte es el que domina sus pasiones, el sabio es el que aprende de todos con amor y el honrado el que trata a todos con dignidad.”

Ya no es la recta razón ni la inteligencia espiritual lo que guía al hombre; por tanto es indispensable que no nos conformemos con la mediocridad, sino debemos anhelar las cosas más altas, de esforzarnos por alcanzarlas.

El ser que solo busca el placer, el triunfo, el alcance de objetos materiales, deja de lado a la moral y a la ética. La solidaridad se diluye, cuando el hombre gira alrededor de si mismo.

En un periodo de crisis mundial como el que estamos experimentando, tanto los médicos como los psicólogos tienen necesariamente que ocuparse también de la filosofía. La gran enfermedad de nuestra época es el hastío y la falta de propósito”; Profesor W. Farnsworth – Universidad de Harvard

Nunca llegará la grandeza a aquellos que no quiere esforzarse”; Barack Obama – Expresidente de los Estados Unidos

Lo único que de verdad tienes es aquello que no podrías perder en un naufragio”; Proverbio Sufi

Aristóteles
Aristóteles – filósofo griego que discutió las báses de la ética moderna – Wikimedia commons

Crisis y Amenaza

Amenaza es todo aquello que actúa en el psiquismo de un sujeto como señal de un peligro contra la integridad de su cuerpo físico, su psiquismo o su misma existencia. Las situaciones de crisis generan amenazas. Las consecuencias de existir en contextos amenazantes como por ejemplo el default económico, llevan a muchas personas a estados cada vez más profundos de confusión entre mundo interno y mundo externo, entre lo público y lo privado.

Nuestro deber como profesionales de la Salud Mental es mediar y así posibilitar la confrontación con los propios odios, tratando de evitar que los individuos queden inmersos en el desvalimiento que provoca el horror, e impedir la restauración del “objeto único de odio”, intentando frenar el incremento de la acción de la cadena del mal y la multiplicación de los entornos amenazantes en los que se vive1.

La palabra “crisis” se ha instalado en el lenguaje de nuestra vida cotidiana y ha invadido los medios masivos de comunicación. ¿Pero qué es en realidad una “crisis”? El concepto se utiliza con frecuencia para describir estados de confusión, desorganización, de caos, en relación a personas, familias, grupos, instituciones e incluso países. Se podría decir que se refiere a toda clase de situación que se aleja de una modalidad habitual de funcionamiento.

Desde ya hay distintas concepciones, pero en cuanto al tema que nos atañe es de relevancia considerar que:

  • La crisis “es un golpe a la psique que rompe las defensas de las personas de manera repentina y fuerte impidiéndole reaccionar y responder”

  • La crisis “Es una coyuntura de cambios morales en cualquier aspecto de una realidad organizada pero inestable, sujeta a evolución.”

  • Los cambios críticos siempre tienen algún grado de incertidumbre en cuanto a su reversibilidad o grado de profundidad. Las crisis pueden ocurrir a nivel personal o social.

  • Las crisis pueden agruparse según las características de la situación desencadenante en: accidentales, del ciclo vital, personales, psíquicas, económicas, políticas, sociales, recurrentes etc. aunque generalmente se suelen presentar en forma combinada.

  • En términos generales, la mayoría de los autores coinciden en señalar que la crisis es una situación en la que es inminente un cambio significativo en alguna dirección

  • Los chinos escriben la palabra crisis con dos ideogramas, uno significa “peligro, amenaza”, y el otro “oportunidad”.

  • Toda crisis podría ser además de una oportunidad que encierra peligro, una necesidad para alcanzar alguna transformación importante.

  • Una crisis podría visualizarse como una tensión que afecta a un sistema y que necesita un cambio en alguna dirección alternativa a la forma habitual de comportamiento.

La moral está en crisis

Corrupción, droga, alcohol, violencia, odio; prevalecen sobre la cultura.

“En el mundo existen 35.000.000 de leyes nada más que para hacer cumplir los 10 mandamientos.”2

Vacío existencial, nihilismo, libertinaje, ruptura del contacto con la realidad.

El hombre moderno promedio carece de fundamento para definirse a sí mismo y construir sus valores, nos encontramos con un producto moral vano, superficial y hedonista. Toda nuestra cultura, poco a poco va reflejando la incertidumbre y la osada preferencia por lo visible y placentero que nos ofrece el momento. Tenemos una crisis moral reciente porque la cultura que producimos es malvada debido a que el hombre está empeñado en buscar respuesta en sus experiencias y en su pragmatismo. El hombre desconfía de cualquier espiritualidad razonada, inteligente y estudiosa, busca volcarse a las experiencias histéricas.

El hombre actual no sabe si cada persona tiene un valor innato inmenso, o si el valor de la gente depende de sus logros y posesiones. No ha decidido ser una persona capaz de tomar decisiones auténticamente morales y responsables.

El hombre esta en crisis porque las sociedades también lo están por eliminación de algunos valores necesarios para el equilibrio de la especie humana y por la falta de reconversión de otros. Los hombres no han modificado sus conceptos estructurales del pasado y no logran responder a tiempo ante los nuevos desafíos sociales que se presentan terminando en medidas extremas que solo conducen al terror y a la muerte”; Omar Polinori – Filósofo y pensador Argentino

Moral en crisis, propia de las sociedades postmodernas

La postmodernidad detiene la idea de progreso y se encuentra de frente con el fracaso que conduce al escepticismo. Se sostiene así la de los demás hombres.

El hombre se refugia en la apariencia y en la estética y desprecia la moral. La estética triunfa sobre la ética. El mito actual es Narciso, importa la apariencia, la juventud adolescente eterna, el dinero, el éxito y el triunfo inmediato. Los valores del sacrificio esfuerzo, arrepentimiento, humildad o generosidad, se ponen en cuestión.

El refugio religioso del hombre de hoy será lo esotérico, horóscopos, brujos, magos, algunos psicoterapeutas, todo ello entendido como remedio para la infelicidad.

La modernidad buscaba razón y verdad, la postmodernidad comprueba una pluralidad discursiva, de ahí su escepticismo, todo es relativo, “nada es verdad en la manera absoluta”

Para hombre vacío sin tragedia, no importa quienes somos, pero le da igual. El refugio de la felicidad es la “fiesta eterna” es el “don´t worry , be happy”. La moral se divide en pública y privada cuando debería ser única.

La moral postmoderna es absolutista, “tanto tienes, tanto vales”, moral influida por la publicidad, por la búsqueda inmediata de placer, construcción de una sociedad hedonista, incapaz de sufrir, salvo por más bienestar o dinero. “El valor de tener” para “ser”.

El valor supremo es triunfar a costa de todo: el triunfo del narcisismo llevado a su más absurda situación. Moralmente importaran los fines sin reparar en los medios.

La ética postmoderna invita a la “apariencia” y al disimulo. Lo bello tiene presencia, lo bueno tiene que ser hermoso, sino deja de ser bueno.

La moral esta en crisis, pero no desaparece, aún hay personas que están comprometidas con la vida, el estilo de vida que lleva a la felicidad.

El relativismo axiológico, la incongruencia de sucesos sociales, la crisis de identidades políticas, la fragmentación dispersión y confusión de cualquier relato, el abandono de la pretensión, de la búsqueda de la verdad; el individualismo extremo, hacen que apuntemos a transformar la realidad que nos agobia”; Agustina Uziu Oyer

La crisis se perfila como una encrucijada con sus esperanzas y temores, con luces y sombras, con sus posibilidades y tentaciones”; Albert Einstein – físico alemán

No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo”; Albert Einstein – físico alemán

Albert Einstein
Albert Einstein – Físico alemán, Wikimedia commons

Consideraciones

  • La crisis trae progresos.

  • La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura.(A.Einstein)

  • En la crisis nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias.

  • Quién supera a la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado.

  • Quién atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta a su propio talento y respeta más a sus problemas que a las soluciones.

  • La verdadera crisis es la de la incompetencia.

  • Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía.

  • Sin crisis no hay méritos. En la crisis es donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es una caricia.

  • Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo

  • Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar para superarla

  • Digno: que merece algo – que tiene mérito y disposición para una cosa – que corresponde a las circunstancias de un sujeto.

Propuestas para un trabajo terapéutico en salud mental

  • Fomentar amor a las tradiciones, sentido de la familia, respeto profundo por la vida, sentido trascendente. Regresar al humanismo.

  • El hombre en crisis dejara de estarlo cuando cultive en su interior la sabiduría clásica y la vuelta al mundo de los valores.

  • Respeto a lo político con desvinculación del poder temporal y del espiritual.

  • Realzar la figura del hombre.

  • Valoración del mundo social y económico.

  • En épocas de crisis moral el hombre se encuentra en estado de vacío, desaliento y escepticismo.

  • No desertar de los valores humanos para llevarse de la mano de la moda.

  • Una vida sin valores queda reducida a un programa cuyo argumento carece de hilo conductor.

  • Tener en cuenta que hay que detectar el:

    • El poder de la violencia.

    • El poder del dinero.

    • El poder de la información

  • Volver a los valores de límites marcados que hagan más digno y luminoso al hombre.

  • Buscar el crecimiento del hombre en dignidad.

  • Despertar al soñador y pensador que hay en cada ser humano.

  • Educarse en el compromiso , consigo mismo y con los demás.

  • Superar el cinismo, hacer lo que se piensa y se dice es el objetivo, porque se debe pensar y decir en consonancia.

  • El cínico es de un pragmatismo atroz, frío, sarcástico, hace lo contrario de lo que piensa, y carece de moral.

  • El cínico conoce el precio de todo y el valor de nada”; Oscar Wilde – Dramaturgo irlandés

  • Dejar de lado los vínculos fríos, sarcásticos, maniqueístas e insensibles.

  • Escapar de los falsos absolutos.

  • No idolatrar el poder del dinero y la apariencia.

  • Volver al hombre espiritual humano con:

    • Amor

    • Trabajo

    • Cultura

Referencias

  1. Benyakar, M. (2016). Lo disruptivo y lo traumático : Abordajes posibles frente a situaciones de crisis individuales y colectivas. San Luis: Nueva Editorial Universitaria.

  2. Delorenzi Conte-Grand, A. H. (n.d.). Los siete Juanes y Dios. Arbil, Anotaciones de Pensamiento y Crítica, (77).

  3. Aristóteles. (n.d.). Ética a Nicómaco. Madrid: Alianza Editorial.

  1. Arnsperger, C. (2008). Critica de La existencia capitalista. Ciudad de Buenos Aires: Edhasa.

  2. Barylko, J. (2008). Temas Urgentes. Ciudad de Buenos Aires: Ediciones B.

  3. Cosen, J., & Cosen, R. (2002). Crisis, Stress y Ética. Speech presented at Conferencia de la Sociedad de Ética en Medicina in Asociación Médica Argentina, Ciudad de Buenos Aires.

  4. Glucksmann, A. (1982). Cinismo y pasión. Barcelona: Anagrama.

  5. Hesse, H. (1964). El lobo estepario. Ciudad de Buenos Aires: El Troquel.

  6. Lao-Tse. (2002). El Tao para Todos. Ciudad de Buenos Aires: Longseller.

  7. Chuang-Tzu. (2002). Las Mejores Leyendas Taoistas. Ciudad de Buenos Aires: Longseller.

  1. Lipovetzky, G. (1986). La era del Vacío. Ciudad de Buenos Aires: Anagrama.

  1. Pico della Mirandola, G. (2003). Discurso Sobre la Dignidad del Hombre. Ciudad de Buenos Aires: Longseller.

  1. Posadas Mañe, C. D. (1987). Yuppies, Jet-Set, La Movida y Otras Especies. Madrid: Temas de Hoy.

  2. Savater, F. (1990). Ética para Amador. Barcelona: Paidós.

  3. Schneerson, M. M. (1994). Hacia una Vida Plena de Sentido. Jabad.

  4. Sinay, S. (2008). Conectados al vacío. Ciudad de Buenos Aires: Ediciones B.

  5. Spengler, O. (1973). La Decadencia de Occidente. Alianza Editorial.

  6. The Talmud. (1991). New York: Random House.

Medico psiquiatra, UBA // Docente de Clínica Psiquiátrica: Especialización en Psiquiatría; Maestría en neurociencias, Universidad Maimónides

2 Thoughts on “Desafíos de la Psiquiatría en la era del consumismo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *