El dolorido Píramo se suicida - Pintura por Jan Andries Lievens

Introducción

Con gran satisfacción recibo la noticia del buen recibimiento que tuvo mi entrega anterior sobre el manejo del paciente con riesgo suicida en la consulta externa, tanto por parte del público objetivo inicial (psiquiatras), como también psicólogos, médicos generales y trabajadores sociales. Ustedes son la razón de ser de estos escritos y es para mi motivo de satisfacción el hecho de que sean de utilidad en su práctica cotidiana.

En esta entrega procedo a concluir el manejo del paciente francamente suicida, con o sin plan específico. Este tipo de paciente es la urgencia psiquiátrica por excelencia, y las limitaciones técnicas del consultorio externo presentan un desafío difícil de enfrentar.

Ideación suicida con o sin plan específico

El paciente que manifiesta una ideación suicida clara, con o sin un plan específico se puede considerar de inmediato una emergencia psiquiátrica de la mas alta gravedad, independiente de su condición clínica o el contexto que conlleva a dicha decisión; en este caso una internación por el servicio de urgencias psiquiátricas es mandatoria independiente de los deseos del paciente o sus familiares. Es menester del profesional comunicar el muy elevado riesgo al paciente y a su acudiente, y se debe garantizar un traslado seguro a este. El profesional puede hacer uso de distintos dispositivos según la región y el acceso a los servicios de salud que tenga a su alcance; siendo lo más básico el contactar al servicio de ambulancia que se tenga a disposición, y en caso de que esto no sea posible, a la policía.

Un desafío que se puede presentar al momento de activar el sistema de emergencias radica en el temor del profesional a deteriorar el vínculo terapéutico con el paciente, pero es su deber ético garantizar la intervención inmediata aún a expensas de la autonomía del paciente y aún sis se tiene que obviar los prejuicios, escala de valores o dogmas del profesional (advertencia que hago reiteradamente, ya que en mi experiencia, algunos terapeutas: psiquiatras y psicólogos ocasionalmente pueden considerar una intervención psicoterapéutica ambulatoria intensiva como suficiente), dado que, al considerarse una situación de emergencia, si no se toman todas las medidas disponibles, en caso de que el paciente tenga éxito en su intento suicida, vinculará al profesional en el ámbito legal, por presunción de experticia.

Durante la intervención y la activación del sistema de emergencia, nunca se debe dejar al paciente solo (es fundamental nunca olvidar esto), ocasionalmente el profesional se verá tentado a realizar este proceso en otra sala, o en un espacio donde no pueda escuchar el paciente o el acudiente; esto es desaconsejable por varias razones, la primera de estas es que no permitiría una supervisión continua e ininterrumpida por parte del profesional, por otro lado, aunque se esté omitiendo (por la situación de emergencia manifiesta) la autonomía del paciente, mientras este no tenga una alteración de su estado de lucidez o de su raciocinio, preserva el derecho a ser informado respecto a su situación clínica y el plan terapéutico (así sea que no esté de acuerdo con el proceso).

En aquel caso en que el profesional se vea irremediablemente obligado a llamar a la policía, ante la ausencia de un medio de traslado mas idóneo, es fundamental comunicar la situación clínica del paciente a los oficiales que acuden, hacer énfasis en el riesgo letal de su situación actual y la importancia de protegerlo. Además se debe tener la cortesía (por no decir obligación) de comentar telefónicamente el caso del paciente, los motivos de remisión y un diagnóstico presuntivo al médico del servicio de urgencias que va a recibir el paciente. También se hace necesario respaldar la remisión con una copia de la historia clínica que relate el acto profesional efectuado en la consulta.

Por el riesgo representado en la emergencia psiquiátrica de esta variedad de paciente suicida, por ningún motivo se debe aceptar la postergación de la remisión del paciente (así el centro receptor no tenga suficientes camas, o hayan dificultades administrativas), y tampoco debe aceptarse un escenario lamentablemente común, principalmente en la consulta general de baja complejidad, donde el acudiente “asume la responsabilidad” del cuidado del paciente, o sugiere ser este el que lo lleve al servicio de urgencias, es importante saber que por más apoyo que pueda ofrecer, el acudiente no cuenta con los recursos técnicos, humanos ni la capacidad de observación, contención o intervención que se puedan requerir en caso de un intento suicida súbito, recayendo esta responsabilidad en el profesional.

La muerte de Séneca, pintura por Manuel Domínguez Sánchez
La muerte de Séneca, pintura por Manuel Domínguez Sánchez

Conclusión

Nuevamente agradezco a los lectores el apoyo que han brindado a este proyecto, y la muy favorable respuesta a este nuevo ciclo de artículos sobre los pacientes urgentes en el consultorio externo.

Infortunadamente el riesgo suicida es uno de los elementos más infravalorados en la consulta en atención primaria por profesionales no psiquiatras, sumado esto a la desinformación, prejuicios y temores que tiene el profesional respecto a este tema, lo que lo limita a la hora de hablarlo de una manera clara y empática con el paciente, es menester de los profesionales de la salud mental brindar espacios que permitan la inclusión de otras ramas de la salud, además de la comunidad en general, con el fin último de generar mecanismos que minimicen el impacto de este flagelo.

Invito a los lectores al 2do Congreso Internacional Sobre Consumo Problemático de Drogas, a realizarse en la ciudad de Quilmes los días 5 y 6 de Octubre de 2017, donde estaré como ponente en la mesa de Adicciones, Niñez y Adolescencia. Los espero.

Espero que este ciclo de artículos sea de su agrado, a los nuevos lectores los remito a la primera entrega de este ciclo de artículos e invito nuevamente al lector a revisar otros artículos de interés, como son el manejo de la esquizofrenia refractaria y mi reseña del estudio POATS sobre prescripción de opioides en la consulta externa.

No olviden suscribirse a Twitter y nuestra página de Facebook, allí se publican actualizaciones e información útil para el personal de la salud.

Referencias

  • Carvalho, A. F., & McIntyre, R. S. (2017). Mental disorders in primary care: a guide to their evaluation and management. Oxford: Oxford University Press.

  • Riba, M. B., & Ravindranath, D. (2010). Clinical manual of emergency psychiatry. Washington, DC: American Psychiatric Publishing

  • Maloy, K. (2016). A cases-based approach to emergency psychiatry. Oxford: Oxford University Press.

  • Simon, A. B., New, A. S., & Goodman, W. K. (2017). Mount Sinai expert guides. Chichester, West Sussex, UK: John Wiley & Sons, Ltd.

  • Sadock, B. J., Sadock, V. A., Ruiz, P., & Kaplan, H. I. (2009). Kaplan & Sadocks comprehensive textbook of psychiatry. Philadelphia: Wolters Kluwer Health/Lippincott Williams & Wilkins.

  • Ghaemi, S. N. (2008). Mood disorders: a practical guide. Philadelphia, Pa.: Wolters Kluwer.

  • McCarron, R. M., Xiong, G. L., & Bourgeois, J. (2009). Lippincotts primary care psychiatry: for primary care clinicians and trainees, medical specialists, neurologists, emergency medical professionals, mental health providers, and trainees. Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins.

  • Byrne, P., & Rosen, A. (2014). Early intervention in psychiatry: EI of nearly everything for better mental health. Chichester, West Sussex, UK: John Wiley and Sons Inc.

  • Beer, M. D., Pereira, S. M., & Paton, C. (2008). Psychiatric intensive care. Cambridge: Cambridge University Press.

  • Simon, R. I. (2011). Preventing patient suicide: clinical assessment and management. Washington, DC: American Psychiatric Publishing.

Medico especialista en Adicciones, UCLAM // Estudiante en Fellow en Demencias, Asociación Psiquiátrica Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *